Puntoseguido.com.ar | Santo en la Web y en la Red
INFO / ESPECTACULOS / DEPORTES / POLICIALES / POLITICA / ECONOMÍA / OTRO TEMA / INVITADO / LO QUE HAY QUE SABER / EDUCACIÓN, CIENCIA Y TECNOLOGÍA / AYUDA SOLIDARIA / SONRILANDIA / REGIONALES
jueves 2 de febrero, 2023
Generic selectors
Exact matches only
Search in title
Search in content
Post Type Selectors
Info

Fernando Burlando. «Si se rieron son unos reverendos hijos de puta». Insulto para los acusados de asesinar a Fernando Báez Sosa.

Declararon amigos de Fernando, el joven acusado por los rugbiers y empleados de Le Brique. Máximo Thomsen es el más complicado en la causa.

En una nueva audiencia por el caso de Fernando Báez Sosa, el joven asesinado en enero de 2020 en Villa Gesell, las declaraciones de los testigos volvieron a señalar a Máximo Thomsen como el más complicado en la causa, dentro de los 8 rugbiers acusados del crimen.

En esta oportunidad dieron su testimonio amigos de Fernando; Pablo Ventura, joven acusado por los rugbiers de haber participado y por lo que estuvo unos días preso; y patovicas y empleados del boliche Le Brique, donde ocurrió el hecho.

Durante uno de los cuartos intermedios, Fernando Burlando, abogado de la familia del joven asesinado, tuvo un fuerte exabrupto con los imputados al ser consultado si se habían reído mientras Ventura hablaba. «Si hicieron eso, si se rieron, son unos reverendos hijos de puta«, lanzó.

«Esto es un templo, es la sala de audiencia donde están los papás de Fernando, no se pueden reír de nada”, explicó. 

El testimonio de Pablo Ventura

  • «Me vino a buscar la Policía a mi casa en Zárate, me llevan a la DDI de Campana y me incautan el celular. Cuando me llevan a Villa Gesell, me dicen que me inculpaban por el asesinato de un chico«.
  • «Con ellos nunca tuve ningún tipo de trato, sólo de vista, nunca una relación de amistad. Una vez me enteré que hablo mal de mi Lucas Pertossi, dijo que yo le parecía un tonto»
  • «En Zárate los vi pelear en grupo varias veces en salidas de boliches. Siempre en grupo de personas. Tres, cuatro, cinco contra uno, o dos personas… Siempre eran mayoría«.
  • «El comentario en mi ciudad era que siempre eran problemáticos y que les gustaba pelearse«.

Luciano Bonamaison, amigo de Fernando

  • Máximo Thomsen le pegó una patada, con odio, brutalidad y con intención de matar”.
  • «Cerca de la barra, nos dijeron que habían tenido una pelea con Luciano Pertossi. Los sacaron, cruzamos y le preguntamos a Fernando qué había pasado. Y cuando nos estaba contando, hubo una especie de emboscada«.
  • «Mientras Thomsen le pegaba los otros le decían ‘¡Vamos! ¡vamos, negro de mierda! Fueron todos directo a Fernando. Cuando nos acercábamos, nos sacaban. Fueron a él».

Franco Cervera, amigo de Fernando

  • «Había una persona con flequillo que no paraba de gritar, arengaba, pegándole a cualquiera que se acercara a él, a Fernando, a los que íbamos para ese ladoEra Ayrton Viollaz«.
  • «Fueron lo más violentos posible, por lo menos con Fernando. Sus amigos a los que les estaban pegando pedían que paren de pagarles y que había amigos que estaban queriendo separar».
  • «Me acerqué a Fernando cuando estaba en el piso. Sin camisa, mirando para arriba, le hablaban y no respondía. Estuvo un rato tirado. Un amigo le intentó levantar la cabeza y le dijeron no lo toques. Creo que un policía se dio cuenta que no tenía pulso«.

Alejandro Muñoez, jefe de seguridad de Le Brique

  • “Nunca ví nada igual, era saña. Hace 20 años que trabajo de esto y nunca vi nada igual, todo patadas”.
  • «Después de la muerte de Fernando estuve 4 días sin dormir«.
  • «Me llamaron, salí a la puerta y vi como se turnaban para pegarle«.

Fabián Máximo Ávila, empleado de Le Brique

  • Paso en medio de la gente y lo veo a Fernando y a uno de los chicos que se estaban peleando. Agarro a uno de los rugbiers de pantalón corto, y Fernando le pega una piña en el estómago. Era Máximo Thomsen».
  • “Nos caemos los dos y ahí me levantó yo y decido agarrar a Fernando«.

Cristián Gómez, otro de los patovicas

  • En un momento veo que uno de mis compañeros deja su lugar para separar a un grupo y se baja de la tarima para separar. Entiendo que estaba separando a Thomsen de Báez Sosa”.
  • “Yo agarré Matías Benicelli que agredía a todo aquel que identificara como rival o de otro grupo. Lo saqué de Le Brique”.
  • Thomsen me gritaba y me miraba con cara de loco. Puede ser el alcohol que tomaron dentro. Lo que si entiendo es que estaba totalmente sacado”.