Santo en la Web y en la Red

22 de julio, 2024

Juan Carlos rey emérito de España. Arregló sus problemas con la Justicia, pero su imagen sigue baja.

La encuesta realizada en la que el rechazo al padre del rey alcanza a la mayoría de los españoles.

Juan Carlos, rey emérito ya no tiene causas pendientes con la Justicia española y mantiene frecuentes visitas a su país, pero su imagen sigue baja.

Así se desprende del Informe Borbón 2024, la encuesta realizada periódicamente por el instituto IMOP para la revista Vanitatis, en la que el rechazo a Juan Carlos alcanza a la mayoría de los españoles.

Según los datos que arroja el sondeo, la puntuación del Rey emérito no llega al 3 y se queda en un 2,9, muy lejos de la de la reina Letizia, el siguiente miembro de la Casa peor valorado con un 5,9 y la del rey Felipe, al que los españoles ponen un 6,6.

Es más, el 37,3% de los entrevistados le da un 0 en su valoración.

En 2019, cuando se realizó por primera vez esta encuesta, Juan Carlos llegaba al 4,9.

El monarca ha trasladado su residencia a Abu Dabi, ha solventado sus problemas con la Agencia Tributaria española, ha visto cómo varias investigaciones afloraban su fortuna en el extranjero.

Desde 2022, cuando obtenía la misma valoración por parte de los españoles. Los únicos que aprueban la figura del rey emérito Juan Carlos son aquellos entrevistados que se sitúan más a la derecha políticamente.

En general, los que se incluyen en esta línea ideológica tienden a hacer valoraciones más positivas de los miembros de la familia real, y de hecho son los votantes del Partido Popular y VOX los únicos que aprueban la actuación del rey emérito.

Una de las premisas sobre las que Felipe VI ha basado su reinado es la transparencia, dentro de esa “monarquía renovada para un tiempo nuevo”.

Esto ha sido premiado por los españoles y la transparencia está considerada por los encuestados como la mayor contribución del rey Felipe VI a la institución.

Uno de cada cinco entrevistados considera que el actual monarca ha sido capaz de mejorar en uno de los aspectos que más controversia ha generado en el pasado. Complementando esa idea, la segunda gran contribución de Felipe VI ha sido, según los encuestados, su capacidad de recuperar el prestigio de la Corona.

Otro dato que arroja la encuesta, y es que las actividades del rey Juan Carlos en el pasado han dejado de ser corrosivas para la institución.

Las polémicas relacionadas con el rey emérito siguen siendo percibidas como el principal reto para el rey Felipe VI, pero la importancia que se les da es mucho menor que antes. En las oleadas de 2021 y 2022, la inmensa mayoría de los encuestados (83,1% en el caso de 2022) estaba muy sensibilizada con el asunto y señalaba la situación del Rey emérito como el principal problema al que debía enfrentarse Felipe VI. Hoy solo un 20,8% sitúa al emérito como un escollo para la monarquía.

Entre los menores de 35 años, el grupo de edad más crítico con la institución, se aprecia aún más este fenómeno.

Ellos consideran que el principal problema al que se enfrenta el rey Felipe VI es justamente el limitado apoyo de la ciudadanía a la monarquía (60,5%) –es decir, en parte apuntan como problema del Rey la propia permanencia de la monarquía–, seguido de los problemas relacionados con el Rey emérito (59,0%) y los problemas de su familia (40,5%). En las edades intermedias, el primer problema es el rey emérito, seguido del limitado apoyo de la ciudadanía a la monarquía y los ataques políticos que sufre. Para los mayores de 54 años, el conflicto de Cataluña (55,4%), los ataques políticos a la monarquía (52,9%) y los problemas relacionados con su padre (52,8%) son las principales problemáticas que tiene que afrontar el Rey.

Los que se posicionan a la izquierda hacen hincapié en los problemas relacionados con el rey emérito (71,5%) y el limitado apoyo de la ciudadanía (63,1%) como los principales retos a los que se enfrenta el monarca, mientras que los situados a la derecha otorgan más importancia a las cuestiones políticas ―relación con el Gobierno actual (60,9%), los ataques políticos a la monarquía (59,3%) y el conflicto de Cataluña (55,8%)-.

Se podría pensar que la ciudadanía prefiere que el rey emérito Juan Carlos siga residiendo en Abu Dabi. Sin embargo, un 45,9% cree que debería volver a España. Los adultos mayores ―45 a 64 años―, los residentes en Andalucía y Galicia, y especialmente, los votantes del PP y VOX, son los más favorables a la vuelta del rey emérito a España ahora que ya no tiene causas judiciales pendientes.

Seguir leyendo