Puntoseguido.com.ar | Santo en la Web y en la Red
INFO / ESPECTACULOS / DEPORTES / POLICIALES / POLITICA / ECONOMÍA / OTRO TEMA / INVITADO / LO QUE HAY QUE SABER / EDUCACIÓN, CIENCIA Y TECNOLOGÍA / AYUDA SOLIDARIA / SONRILANDIA / REGIONALES
domingo 7 de agosto, 2022
Generic selectors
Exact matches only
Search in title
Search in content
Post Type Selectors
Info

Murió Cacho Fontana

Dolor por la partida de uno de los hombres que le puso voz a los argentinos.

Jorge Cacho Fontana -o Norberto Palese, tal su verdadero nombre- murió a los 90 años.

El locutor, uno de los referentes ineludibles de la radio y televisión había tenido unos cuantos percances de salud en el último tiempo, como una neumonía, debido a las secuelas que le había dejado el coronavirus.

Murió después de la madre de sus hijas, Liliana Caldini, él no llegó a enterarse porque aún no se lo habían dicho.

La noticia sobre su partida impactó fuerte en el público. Al escuchar “con seguridad”, dirán sin que nadie se los diga: es la voz de Cacho Fontana.

Nació en el barrio porteño de Barracas el hombre que cambió el estilo de locución en la Argentina.

Los padres fueron dos humildes trabajadores. El padre tenía un puesto de capataz en un galpón del Ferrocarril Belgrano, la madre realizaba tareas de costura.

Muchos años después, con la fama y el éxito económico, Cacho les regalaría a sus padres un departamento en la avenida Libertador.

Antes mucho antes de ser Cacho Fontana, el joven Palese consiguió trabajo de auxiliar de archivo en una compañía de transporte.

Un fin de semana un compañero, José Loguarro, le pidió que lo reemplazara en la presentación de una orquesta. Palese mandó a imprimir tarjetas personales con su nombre, pero cuando las recibió el apellido que aparecía era Fontana. Lo que podía ser un error de imprenta se convirtió en una marca registrada.

Con apenas 15 años le llegó la propuesta de debutar como locutor comercial en Radio del Pueblo. Luego una prueba como locutor le permitió entrar a Radio El Mundo pero en el equipo suplente.

En 1952 le tocó el servicio militar, a la mañana era conscripto en el cuartel, a la tarde locutor en la radio y a la noche, animador en el Chantecler.

En 1955 pasó a planta estable El Mundo. Le propusieron conducir el horario de 10 a 11, algo marginal ya que los programas estrellas eran por la noche.

Contrario a todo lo que se escuchaba hasta el momento, propuso un programa que incluía mucha información, música, actualidad, entrevistas y hasta horóscopo. Así nació el mítico Fontana Show que duraría 16 temporadas.

Entre otros hitos, condujo en vivo la entrega del Premio Nobel de Química

Le propusieron integrarse en un programa cultural de preguntas que saldría por canal 7 y radio Belgrano: Odol pregunta.

La puso la voz a Odol (contratado por el padre de Susana Giménez), Terrabussi, Piccardo, Peñaflor, Pirelli, Grafa, Tres Plumas, Yelmo y La Serenísima. Eslogans como “Digale sí” (Terrabusi), “Y péguele fuerte (YPF), “Con seguridad” (Odol) serán relacionados para siempre con su inconfundible estilo.

En 1967 se incorporó a Rivadavia. Durante ocho años trabajó con José María Muñoz y Enzo Ardigó.

En 1977, Canal 13 le propuso hacer un programa de 23 a 1. Fue el comienzo de Video Show. A cargo de la producción en su equipo contaba con Magdalena Ruiz Guiñazú, Carlos Burone, Pepe Peña, Enrique Llamas de Madariaga y Liliana López Foresi.

Importó una cámara que grababa sonido e imagen en simultáneo y produjo la primera comunicación en vivo con todo el país.

El 17 de agosto de 1978 en homenaje a San Martín, la audiencia vio y escuchó en directo a Julio Lagos en Ushuaia y Magdalena Ruiz Guiñazú en las Cataratas del Iguazú; además de Antonio Carrizo al pie del monumento al General San Martín en Lima, capital del Perú.

En 1982 el país se embarcaba en una guerra loca por una causa justa. Fontana junto con Pinky encabezó el 8 de mayo un programa de 24 horas para recaudar fondos para los pibes que peleaban en Malvinas.

Asumió la conducción artística de Radio Argentina. En 1984 se incorporó nuevamente al plantel de Radio Nacional, con el programa Fontana Nacional. Uno de sus invitados solía ser Atahualpa Yupanqui, que, al vivir cerca solía ir a conversar. En 1986, volvió a Radio Rivadavia con Sexta Edición.

A comienzos de la década del 90, Cacho Fontana entró en el infierno. Una no muy conocida modelo y secretaria televisiva de Gerardo Sofovich , Marcela Tiraboschi lo denunció por incitación a la droga y la violencia. .

En 1999 el hombre que ganó 14 Martín Fierro recibió el premio a la Trayectoria.

Los últimos años lo encontraron participando de invitado en distintos programas, soñando con volver a trabajar.

Fontana supo que su amiga Pinky estaba pasando un delicado momento de salud y la convenció para compartir la rehabilitación en una clínica.

«La gente me ha dado una manera de vivir que desconocía. A esta altura del partido, que la gente venga a sacarse una fotografía, porque ya no existe el autógrafo sino el celular, es muy hermoso. Lo vivo como algo que me recuerda lo que pasó y lo que vendrá», decía Cacho en una de sus últimas entrevistas.