Santo en la Web y en la Red

16 de julio, 2024

Princesa Kate. El drástico cambio de estilo sería por celos de su marido.

Dicen que le saca protagonismo. Igual que Lady Di a su entonces esposo Carlos.

Según varios medios británicos, el príncipe William, está celoso que toda la atención se la lleve su esposa, Kate Middleton.

Siempre que aparece en público se analiza hasta el mínimo detalle lo que luce la princesa. Un gran ejemplo fue en los premios Earthshot, creados por el primogénito de Carlos III para cuidar el medioambiente. Se trata de un evento de gala anual al que Kate siempre lo ha acompañado y siempre se acaba hablando más de su vestido que de los galardones.

Así ocurrió el año pasado, en Boston. Kate decidió alquilar un vestido verde de la firma Solace, de menos de 100 euros, y lo combinó con un collar de esmeraldas y diamantes que lucía por primera vez y que fue propiedad de Lady Di.

Todo se centraba en la princesa de Gales. De ahí que este año se haya tomado la decisión de que Kate no acompañe a William en la entrega de premios, que se celebrará en Singapur.


La razón que se ha dado desde fuentes de palacio es que la princesa quiere quedarse en Reino Unido cuidando de sus hijos.

Esta decisión coincide, además, con el drástico cambio de estilo que Kate Middleton ha mostrado en las últimas semanas.

Si por algo es conocida la princesa es por sus elecciones de moda clásicas, donde los vestidos de flores o de colores vivos son los auténticos protagonistas.

Es cierto que en los últimos años había introducido ya el pantalón como una prenda asidua, pero es que desde que ha vuelto de sus vacaciones de verano no se los quita.

Solo viste trajes y pantalones con blazers.

Así lo cree Ana Polo, experta en familia real británica y autora de la biografía de Isabel II, que considera que la situación con los príncipes de Gales se está repitiendo.

“Hay que tener en cuenta que Kate ha pasado por diferentes fases. Primero era una persona que, al ser tan joven y no haber tenido una carrera profesional propia, solo se podía hablar de su ropa. Ella se ha esforzado mucho para que la moda no eclipse el mensaje de su labor con la salud mental, de las campañas dedicadas a la infancia. Ha sido la primera interesada en que no se hable tanto de su vestimenta”, explica.

“Sin embargo, lo que más domina en los medios y la gente sigue siendo su vestuario”, algo que no acaba de convencer a Guillermo, según Ana Polo, quien va un paso más allá y asegura que estamos “viviendo una lucha de poder en la familia real británica, entre Carlos, William y Kate. Esto va a ser un juego de tronos, prácticamente. Hay un solapamiento de agendas muy extraño. Por ejemplo, la semana pasada Carlos y Camila estaban en Francia haciendo un viaje de Estado importantísimo, y Guillermo se fue a Nueva York. Mientras él estaba en la Gran Manzana, Kate realizó un par de actos que se podrían haber dejado para más tarde. Por lo que algo se está cociendo”.

Seguir leyendo