Santo en la Web y en la Red

18 de julio, 2024

Príncipe Harry. Debe realizar una petición formal y con antelación si quiere dormir en Kensington.

Los motivos

Por ley, los siete consejeros de Estado británicos, que incluyen, por ejemplo, a la princesa Ana y al príncipe Andrés, deben tener una casa en el Reino Unido.

El príncipe Harry de 39 años, que como hijo del rey Carlos III es uno de esos siete miembros de la familia real que podría sustituirlo en caso de que este estuviese en el extranjero o enfermo, no tiene casa en suelo británico.

Así es desde principios de 2023, después de que su padre los desalojara a él y a su esposa Meghan Markle por la renuncia del matrimonio a seguir con sus deberes reales.

En un intento por resolver el problema, fuentes del palacio de Buckingham han asegurado a The Times que los cortesanos reales habían discutido el alquiler de una propiedad en una finca real para los duques de Sussex.

Una opción era ofrecerles un apartamento en el palacio de Kensington, donde su hermano William y Kate Middleton tienen una casa y una oficina privada. Pasan algunas noches allí, después de haber trasladado a su familia a Windsor. Pero esta sugerencia se rechazó rápidamente.

Una persona de confianza del monarca aseguró al periódico británico que era improbable que Carlos III destituyese a su hijo menor como consejero de Estado porque “sería visto como un acto de antagonismo y él no quiere hacer eso”.

Por tanto, dijo, “si algún lugar de la finca real necesita ser destinado como un apartamento para su hijo, eso sería algo razonable”. Sin embargo, parece que las conjeturas sobre que el lugar elegido sea Kensington son solo eso, ya que el propio palacio de Buckingham ha refutado esa idea confirmando al mismo periódico que “estas afirmaciones no son ciertas”.

El interés por la falta de vivienda de los duques de Sussex en el Reino Unido se ha avivado a raíz del último viaje de Harry de Inglaterra a Londres, a principios de septiembre, cuando se le negó una habitación en el castillo de Windsor durante su fugaz visita a la ciudad.

El duque, que desde hace más de tres años vive en California con su mujer y sus dos hijos, voló a la capital inglesa desde Estados Unidos para acudir a la entrega de premios de la organización benéfica WellChild y solicitó hospedarse en el castillo, mientras su padre se encontraba en Balmoral coincidiendo con el aniversario de la muerte de Isabel II.

La solicitud fue denegada.

Harry rechazó la invitación a Escocia por motivos de su apretada agenda.

Al final, el duque pasó la noche en un hotel en Londres.

De cara al futuro, el palacio de Buckingham le hizo saber que si quiere quedarse en una residencia real o visitar a su padre mientras está en el Reino Unido tendrá que reservar su estancia con antelación a través de una solicitud formal.

Según The Times, los asesores reales dicen que es probable que el alojamiento temporal para Harry en Windsor esté disponible para él, cuando sea posible, si se solicita para visitas cortas.

Seguir leyendo