Puntoseguido.com.ar | Santo en la Web y en la Red
INFO / ESPECTACULOS / DEPORTES / POLICIALES / POLITICA / ECONOMÍA / OTRO TEMA / INVITADO / LO QUE HAY QUE SABER / EDUCACIÓN, CIENCIA Y TECNOLOGÍA / AYUDA SOLIDARIA / SONRILANDIA / REGIONALES
viernes 14 de mayo, 2021
Invitado

DR. MARCELO PARRILLI. Beatriz Bonnet Dos Veces Víctima.

El jueves 20 de febrero, por la mañana, concurrí en mi condición de abogado de la querella por la estafa sufrida por Nelly Beatriz Bonnet, a la Fiscalía Nacional en lo Criminal Nro. 17 de la Dra. Cinthia Oberlander.

La audiencia estaba fijada con anterioridad, tenía que informar si íbamos a presentar perito en la tercera pericia que se le iba a realizar a Beatriz para determinar su estado psíquico a la época en que había otorgado los poderes a la persona que en definitiva la estafó.

En la Fiscalía ignoraban que Nelly había fallecido el día anterior.

El trámite burocrático y absurdo (era la segunda pericia para determinar la incapacidad de Beatriz), continuaba adelante ajeno a cualquier contacto con la realidad.

Los jueces en nuestro sistema ven expedientes, no personas.

En el año 2016, Beatriz Ofelia Gerace, una mujer que se había ganado la confianza de Beatriz, valiéndose de una autorización que ella le dio cuando ya estaba muy avanzado su deterioro cognitivo, padecía Alzheimer, ingresó los días 12 de abril, 7 de julio, 26 de agosto y 6 de agosto a la caja de seguridad que Beatriz tenía en el Banco Macro, sucursal de la calle Sarmiento al 400 y en sucesivos retiros se llevó la suma de us$ 330.000, que Beatriz había ahorrado como producto de la venta de un inmueble de su propiedad.

Asimismo, y antes de que interviniera la curadora judicial, Gerace se apoderó de todo el mobiliario y objetos de valor existentes en el pequeño departamento en donde Beatriz vivía, ubicado en la calle Riobamba al 300 de Capital Federal.

La causa penal por la estafa se inició en agosto de 2018, sin embargo, hasta septiembre de 2019, fecha en que asumí la representación de la querella, la investigación estuvo prácticamente paralizada. Cuando solicité la declaración indagatoria de Beatriz Gerace, sobre la base de que estaba probado, por una sentencia judicial que decretaba la incapacidad de Beatriz Bonnet con fecha 23 de abril de 2019 en el expediente “Bonnet, Nelly Beatriz s/ Determinación de la Capacidad. Proceso Especial”, expediente número 55639/2017, que tramitara por ante el Juzgado Nacional en lo Civil nro. 106, que Beatriz era incapaz cuando Gerace se apoderó de su dinero y bienes, insólitamente, tanto la Fiscal Oberlander, como el Juez en lo Criminal a cargo de la causa, Dr. Carlos Bruniard, sostuvieron que era necesario realizar una nueva pericia.

Esta pericia, totalmente innecesaria, se realizó, y los médicos volvieron a señalar que Beatriz Bonnet se encontraba incapacitada a la época en que había otorgado los poderes y autorizaciones a Gerace para operar sus cuentas bancarias.

Sin embargo, como la Fiscalía y el Juzgado omitieron notificar la fecha de realización de la pericia a la defensa, la misma fue declarada nula, y fue necesario entonces, avanzar en la realización de una tercera pericia que ya nunca podrá realizarse por la muerte de Beatriz.

En conclusión, Beatriz Bonnet murió sin que la causa por la estafa que sufriera hubiera siquiera avanzado más allá de su etapa inicial.

Ahora, por tratarse de un delito de acción pública, deberá continuar con el impulso de la Fiscal, pero obviamente, el Poder Judicial ya no podrá aportarle a Beatriz ninguna solución, una consecuencia más de tratar con expedientes y no con personas y, una vez más, la doble victimización de la persona que padece un delito, primero a manos de la autora de la estafa y luego a manos de un Poder Judicial burocrático, lejano, prescindente y ajeno a cualquier principio de humanidad.

INVITADO
Dr. Marcelo Parrilli
Abogado de Beatriz Bonnet