Puntoseguido.com.ar | Santo en la Web y en la Red
INFO / ESPECTACULOS / DEPORTES / POLICIALES / POLITICA / ECONOMÍA / OTRO TEMA / INVITADO / LO QUE HAY QUE SABER / EDUCACIÓN, CIENCIA Y TECNOLOGÍA / AYUDA SOLIDARIA / SONRILANDIA / REGIONALES
domingo 22 de mayo, 2022
Generic selectors
Exact matches only
Search in title
Search in content

Ver más...

Invitado

Juan Pablo Chiesa. ¿Y para las Pymes, que le damos? Nos seguimos hundiendo en la pobreza.

La inflación está descontrolada y las expectativas hechas trizas. El presidente sólo siembra incertidumbre sobre sí mismo y se hunde en ensimismamientos. ¿Qué hará esta vez? ¿Gobernará con los alineados, como dijo el ministro Guzmán? ¿O volverá a retroceder en chancletas ante un cristinismo que domina el 71% de los puestos del estado? Si para Alberto Fernández quedarse quieto es una manera de actuar, la fórmula estaría gastada a la luz de los problemas que aquejan a la Argentina. Pero no, lo mejor que se les ocurrió fue, otorgar un bono para fulminar a las inversiones y reventar la maquina de hacer billetes para que la inflación vuele por el aire, total, en 12 meses, dejan la Rosada.

La medida apunta a proteger y mejorar el poder adquisitivo de los trabajadores. Esta medida de ingresos se suma a las políticas implementadas anteriormente de aumento del 50% de la tarjeta Alimentar, aumento de las asignaciones, adelanto del paritarias y bono de $6.000 para jubilados, jubiladas y pensionados en el mes de abril.

Los bonos son de $18.000 pesos por única vez a trabajadores sin ingresos formales, trabajadoras de casas particulares y monotributistas (en dos cuotas de $9.000). esta medida alcanza a personas de 18 a 65 años.

Para los jubilados, jubiladas y los pensionados también cobrarán un bono de $12.000 (en una cuota) que se suma al bono anterior de $6.000, totalizando también $18.000 para quienes perciben hasta 2 mínimas.

En cuanto los inscriptos al régimen simple, alcanza las categorías A y B, un total de 1.5 millones de monotributistas y empleada de casas particulares recibirán un pago de $18.000 en dos cuotas de $9.000 registradas o no, estas últimas.

Ahora bien, tienen en cuenta que el motor de la economía son las Pymes y son las únicas que generan empleo genuino o seguimos en la industria de la pobreza en manos de un gobierno de unos pocos, pero me sigo preguntando, ¡DE DÓNDE SALDRÁN LOS RECURSOS!

Para financiar este bono el Gobierno determinó el pago de un impuesto a la renta extraordinaria o inesperada, para «capturar» parte de los excedentes generados por el fuerte incremento de los precios internacionales de los granos y derivados, el petróleo y el gas, así como de algunos minerales.

En resumen, un impuesto más que nace transitorio y se queda para siempre.

En definitiva, más presión impositiva, menos empleo, más emisión, más pobreza y más de un Estado que está colocando debajo de una villa miseria a un país que alguna vez fue desarrollado. Por suerte, es el Congreso quien tendrá en su soberano recinto, un Impuesto a la renta “inesperada”, que, ¡es más de lo mismo! parece que al gobierno no se le cae una idea más que seguir aumentando el gasto público y perjudicando a los sectores productivos y a los que generamos empleo genuino.

INVITADO
Juan Pablo Chiesa
Abogado Laborista. UBA. Magister en Empleo y en Políticas Públicas.
Dirigente político y Presidente de Ap´titud Renovadora.