Puntoseguido.com.ar | Santo en la Web y en la Red
INFO / ESPECTACULOS / DEPORTES / POLICIALES / POLITICA / ECONOMÍA / OTRO TEMA / INVITADO / LO QUE HAY QUE SABER / EDUCACIÓN, CIENCIA Y TECNOLOGÍA / AYUDA SOLIDARIA / SONRILANDIA / REGIONALES
jueves 1 de octubre, 2020
Invitado

MARTHA WOLFF. El escritor es un cazador de palabras.

El “Día del Escritor” es un día en el que se celebra que un ser especial, en vez de tener sangre en sus venas, antes tenía tinta, y ahora teclas para escribir.

Un escritor es quien cambia la palabra oral por la escrita para dejar su pensamiento con nombre y apellido impreso. Y ese firmar lo que piensa es un acto de valentía y compromiso.

Los escritores son lo que se enamoran de un buen relato porque es el resultado de una pelea entre las ideas que pueblan su mente y su forma de expresarlo. El escribir es un ejercicio que trae aparejado grandes dudas, técnica y falta de egoísmo para borrar lo que sobra de frases y palabras.

Ser escritor es un título de nobleza que dan los que leen lo que él expresa, es el que anda por la vida sintiendo que vale la pena contar. Y es en ese relatar lo que ve, lo que siente, lo que lo invade, lo que otros le informan, los fantasmas que los acosan, las libertades de jugarse con sus conclusiones, el estilo con el que otros lo reconocen, porque es la suma de muchos que no pueden o no tienen la capacidad de denunciar.

Un simple papel con un escrito puede ser la salvación o la condena de algo y de alguien. Un impreso a tiempo puede ser lo que equilibra o desnivela un acto de justicia, de condena de inocencia. Un simple papel puede ser un documento que permita la coherencia en momentos de locura.

Ana Frank pudo dejar plasmado en una crónica de tres cuadernos, un cotidiano vivir y sobrevivir a la condena a morir por la barbarie nazi. Y muchas otras como ella no han podido, por faltarle el don de la escritura, dejar testimonio ante situaciones críticas. Escribir y dignificar el derecho a expresarse es documentar el derecho de amor y de protesta, para ejercer la libertad como la mejor arma.

Recordemos a todos aquellos que no pudieron dejar en palabras sus alegrías y sus sufrimientos y que pagaron con sus vidas las locuras de los que en vez de legislar han asesinado y vaya en este día un abrir de manos para recoger sus congojas y sus risas para que nunca más sean silenciadas.

¡Ser escritor es un compromiso con la sociedad!

INVITADA
Martha Wolff
Escritora y periodista