Puntoseguido.com.ar | Santo en la Web y en la Red
INFO / ESPECTACULOS / DEPORTES / POLICIALES / POLITICA / ECONOMÍA / OTRO TEMA / INVITADO / LO QUE HAY QUE SABER / EDUCACIÓN, CIENCIA Y TECNOLOGÍA / AYUDA SOLIDARIA / SONRILANDIA / REGIONALES
jueves 19 de mayo, 2022
Generic selectors
Exact matches only
Search in title
Search in content

Ver más...

Invitado

Martha Wolff. Historias paralelas que se unen en un punto.


“Madres paralelas”, la última película de Almodóvar, es otra de sus genialidades que logra por un lado un guion freudiano y por el otro de un sabio de los destinos humanos. Freudiano porque desmenuza la historia de las personas hasta llegar a su esencia y de mago de las relaciones entre personas porque ahonda en los nudos y tejidos de almas que actúan por herencia de lo que recibieron. Y con esas armas psicológicas, sociales y sentimentales, los pone sobre un escenario en su encuentro en las que nunca es por casualidad. Los amores se acoplan más por necesidad que por amor, y si es por amor siempre el encuentro es por traumas, falencias, inclinaciones sexuales, ideas políticas y tanto participaciones en ella como por ser inocentes criaturas de sus complejas consecuencias.

Madres paralelas es un damero perfecto dramático de dos madres solteras cuyas respectivas madres fueron ausentes. Este es el primer toque de aviso que no es por nada de su compartir la misma pieza de una maternidad y de allí en más la ligazón ante lo que significa tener un hijo. Un hijo que cambiado de una a la otra, de ahí en más todo lo que trae aparejado ese error.  Y va en esa hazaña de ser madre las variaciones de porqué una mujer queda embarazada: por amor o por violación. Así, va otro toque de atención almodovariano para desentrañar de ahí en más a esas mujeres en el futuro como madres.

Pero el desarrollo de lo que sigue es una obra de arte por el tejido de personajes que ante la maternidad demuestran quienes son al rojo vivo. Dos mujeres atadas por sus vientres, sus parimientos y sus hijos, luego la incógnita de saber la paternidad y la legitimidad del ADN como certeza quién es quién y de quién es el hijo. Por supuesto que en este director nunca puede faltar la libertad sexual, sea cual fuere, en sus relatos como el permiso que cada uno se da el lujo de satisfacer sus deseos a su antojo  o circunstancia.

El broche de oro, además de las excelentes actuaciones, es el tema de lo que pasó en la Guerra Civil Española con los  fusilamientos y enterramientos colectivos por los republicanos a los que consideraban enemigos. Esas muertes que quedaron en la memoria sin poder darles a sus seres queridos una sepultura digna. Este paralelismo como las madres paralelas conducen a que como no se unen, él como hacedor de este argumento logra que se toquen en un punto que es la revelación de la verdad. Esa verdad que alivia las almas como un acto de justicia para matar al fantasma y rendirle homenaje a la paz de conciencia.

Esta película es una maravilla más para poder entender la VIDA ante toda su complejidad.  

INVITADA
Martha Wolff
Periodista y escritora