Puntoseguido.com.ar | Santo en la Web y en la Red
INFO / ESPECTACULOS / DEPORTES / POLICIALES / POLITICA / ECONOMÍA / OTRO TEMA / INVITADO / LO QUE HAY QUE SABER / EDUCACIÓN, CIENCIA Y TECNOLOGÍA / AYUDA SOLIDARIA / SONRILANDIA / REGIONALES
martes 13 de abril, 2021
Invitado

MARTHA WOLFF. Prontuario versus curriculum.

Cuando leí que el Gobierno de capicúa Fernández-Fernández, derogó el decreto de Macri que impedía el ingreso al país de extranjeros con antecedentes pensé qué era un chiste. Este titular trajo a mi memoria muchos datos para recordar. El primero fue el asesinato del fiscal Dr. Alberto Nisman y su denuncia, cuando el gobierno argentino solicitaba a Interpol bajar las circulares rojas de los iraníes implicados en el Atentado de AMIA, y de ahí en más pará de contar.

Así que a partir de ahora esta tierra será el aguantadero de todo aquel que delinquió, mató, traficó, atentó saqueó, asaltó, robó, atacó, agredió y todas variaciones sobre el mismo tema. Esto es también para hacer memoria de los 5000 nazis que entraron en la Argentina para vivir y morir como hombres mientras enviaban a la hoguera a los que consideraban sus enemigos, trayendo oro nazi al país.  Y ahora cuáles serán los delitos que no serán considerados como partícipes para que encuentren paz y seguridad en este país con decretos que propician la impunidad entre la injusticia y el amiguismo, entre el partidismo y la oposición.

¿Qué tal?  Ahora seremos el reservorio de la droga, la plata negra, el terrorismo, de perseguidos…. y la gama de los que viven de contramano con la ley. Seremos en centro de turismo como en los paraísos fiscales. ¿Seremos los adalides de los Derechos Humanos de los que los que se consideran que tienen derecho a vivir en un refugio en paz, sin condena, respirando aire puro mientras con sus objetivos coartan la vida de los demás?

En este país los que lo gobiernan, equivocadamente, creen que abren las puertas de su país para dejar entrar a los que perturbaron sus lugares de origen por contrabando, tráfico de droga, ataque a mano armada, guerrilleros en tránsito, infiltrados de ideología subversiva y la gama de todo lo posible. Así el gobierno disfraza con un carnaval atrasado urnas para ser rellenadas de justicia social.  Pero no es lo mismo alguien que cometió un delito por necesidad que un líder que robó por oportunidad a su pueblo.

Abrir las puertas de la Nación ha sido la gran epopeya a fines del siglo XIX y XX a los inmigrantes que también hicieron este país a base de trabajo y aportando su cultura para consolidar la argentina pluralista. Otra cosa es abrir la puerta de manera indiscriminada para justificar una comprensión del perseguido o manchado como acto de  humanismo.


Estamos en la encrucijada del “todo vale” para imponer prepotentemente decretos de admisión de gente dudosa frente a las dificultades, después de un año de retracción social y económica que desató más delincuencia, femicidios, ataques a la propiedad tanto privada como comercial y defraudación de inversionistas que se van del país porque es el mismo gobierno que maneja la crisis para que los honestos pasen a ser ladrones y los ladrones honestos. Es un juego perverso. Además, transmitir discursos que justifiquen el acomodo como deporte en el que la vida es de los que están en el poder y los perdedores son lo que se quejan ante las discriminaciones en jaque.

De aquí en más la Argentina será el far west, y escribo en inglés porque la vice presidenta maneja el low fare a su gusto y paladar. Al trote los decentes y los indecentes tranquilos como agua de tanque.

Con sus arengas al mejor estilo fascista, tanto el Presidente que se considera el “salvador de la Argentina” mintiendo cuando habla y señala con su dedo acusador, y Cristina que da clases de moral a diestra y siniestra siendo ella una procesada, con ensayo de lágrimas al mejor estilo de novela y practicando el cliché de culpable a inocente, el dúo  es la más triste historia de un país rico, tanto en caudal humano como en alimentos convertido en un  lupanar de ineptos y ambiciosos de poder, generando hambre, pobreza como clientelismo y desconociendo la palabra vergüenza.

Deberían levantarle un monumento o bóveda en vida a Macri porque es el mejor argumento que encontraron para atacar y gobernar.

EN ESTA NOTA: Martha Wolff Wolff Martha