Puntoseguido.com.ar | Santo en la Web y en la Red
INFO / ESPECTACULOS / DEPORTES / POLICIALES / POLITICA / ECONOMÍA / OTRO TEMA / INVITADO / LO QUE HAY QUE SABER / EDUCACIÓN, CIENCIA Y TECNOLOGÍA / AYUDA SOLIDARIA / SONRILANDIA / REGIONALES
miércoles 28 de octubre, 2020
Invitado

MARTHA WOLFF. «Todos juntos se escribe separado».

Investigación periodística sobre la discriminación.

“Cómo querés que estemos todos juntos si todos junto se escribe separado”.

Elegí esta frase porque me importa el “otro”, aunque estemos separados. Porque el otro es una persona, una historia, una geografía, una religión y costumbres, producto de situaciones políticas, lleno de ambiciones y frustraciones, amante de las alegrías, de deseos de conquistas,  protagonista de peleas, de andar en amores, de experimentar desprecios y sueños, de estar pleno de idealizaciones, de espíritu beligerante, cultor del amor, herido por el engaño, de haber obtenido logros y fracasos, sentido encantos y manifestado odio…y en esa mezcla de sentimientos y situaciones se construye “la vida de los otros”.

“Todos juntos se escribe separado”, somos lo que heredamos desde el color de la piel, los ojos y el cabello, el ADN, una religión y las tradiciones. Somos cada uno el que ocupa un lugar junto a seis mil millones de personas en el mundo. Nadie elige dónde nace, ni quiénes lo concibieron, ni haber tenido cuna de oro o de lodo, nacer en la pobreza, clase media o la riqueza. Lo que si elegimos es aceptar luchar para mejorar a la sociedad. “El otro”, sin ser mi hermano siamés, y ni siquiera mi mellizo, fue creado para estar a mi lado, para ubicarme detrás para sostenerlo, de frente para mirarlo a los ojos, de costado para caminar al ritmo de sus pasos, y para escucharlo, mandamiento tácito olvidado.

En mi caso, el ser periodista y escritora, me ha dado el regalo de conocer en los reportajes que hice para este libro, a personas que, al contarme sus vidas, fueron bordando un cordón umbilical para seguir ligados entre la palabra hablada y la escrita. El trabajo de investigación con gente con “historias para contar”, fue mágico. A todos los que convoqué respondieron como el Golem (*1) de Praga, cuando recibían órdenes de su rabino creador. Ante mi pregunta, sobre si alguien de ellos o familiares fueron discriminados, como artesanos, armaron del barro de sus recuerdos, historias personales o familiares, y luego de ser grabados, sus testimonios automáticamente se despojaron de ellos, al igual que el rabino, que les escribía en su frente emet, verdad en hebreo y met, muerte, para desactivarlo. Fueron artífices de lo que escribió Borges, en su cuento “Funes el  memorioso”, recordar para olvidar.

Al ser judía soy una sobreviviente milenaria de persecuciones y antisemitismo. Soy hija y esposa de desterrados inmigrantes de sus lugares de origen, y de familiares asesinados por el odio y políticas absolutistas, que fueron parte los de millones de muertos por el racismo y la xenofobia de ayer, de hoy y de siempre. Por eso quise mapear relativamente los países en los que sigue vigente la discriminación.

Cada uno de los seres que elegí para mis capítulos, son revelaciones de personas que han sido concebidas, luego paridas, desarrolladas y enfrentadas, a conflictos armados, tendencias políticas, guerras, torturas, violaciones, conversiones, prisiones, hogueras, picanas y todo tipo de denigraciones que existieron y persisten. Mis testaferros son personas, que tuve al alcance de mi mano, de aquellas que, de un saludo, una charla, un intercambio de conocimiento, de empatía, osaron contarme dolorosas inquisiciones padecidas, cercanas y lejanas. Con estas historias me propuse mostrar, que la discriminación ha convertido un cementerio de tumbas invisibles en sus corazones, que ha matado más gente que las guerras, porque han sido una a una como la gota de agua que horada la piedra, no por su fuerza, sino por su constancia. Yotúélnosotrosvosotrosellos discriminamos, y los daños que hacemos, son la consecuencia de que seres desgraciados ambulen por la Tierra, hasta darles voz como lo que me propuse en este libro.

Golem (*1): La palabra golem se da en la Biblia y en la literatura talmúdica para referirse a una sustancia embrionaria o incompleta. ​ Como motivo, la figura del Golem forma parte del imaginario hebraico centroeuropeo y pertenece por consiguiente al arte asquenazíEl relato folclórico más famoso relativo al Golem involucra al ilustre Rabbi Judah Loew,  conocido como el Maharal de Praga, un famoso rabino del siglo XVI. Se le atribuye haber creado al golem para defender el gueto de Praga de ataques antisemitas, así como para atender también el mantenimiento de la Sinagoga Vieja-Nueva de Praga.

Para acceder al libro escribir a marthakwolff@gmail.com

Martha Wolff
Periodista y escritora

EN ESTA NOTA: Martha Wolff Wolff Martha