Puntoseguido.com.ar | Santo en la Web y en la Red
INFO / ESPECTACULOS / DEPORTES / POLICIALES / POLITICA / ECONOMÍA / OTRO TEMA / INVITADO / LO QUE HAY QUE SABER / EDUCACIÓN, CIENCIA Y TECNOLOGÍA / AYUDA SOLIDARIA / SONRILANDIA / REGIONALES
domingo 25 de septiembre, 2022
Generic selectors
Exact matches only
Search in title
Search in content
Post Type Selectors
Policiales

Combo de delincuentes. Barrabravas del Club «Los Andes», presos y un policía. Banda que le robaban a los narcos.

Se apoderaban de la droga y la vendían por su cuenta. Secuestraron 11 autos, 5 armas de fuego y 110 cartuchos calibre 9 mm.

Integrantes de la barrabrava de Los Andes fueron detenidos acusados de “mejicanear” a narcotraficantes y revender la droga de la que se apropiaban.

El grupo criminal también estaba integrado por presos y un policía.

La Justicia además tenía en la mira por una serie de presuntos delitos como homicidio, asociación ilícita, secuestro y robo.

Los arrestos se concretaron en la zona sur del conurbano bonaerense y en distintas cárceles, lugares desde donde operaba la banda de delincuentes.

Se secuestraron drogas, autos, dólares y armas

El caso comenzó el 5 de octubre de 2021, cuando encontraron el cadáver de Ezequiel “Canino” Emanuel Santana, de 31 años, completamente calcinado, prendido fuego, en un descampado en Guernica.

La causa por el crimen cayó en la fiscalía de Condomí Alcorta, quien dio inicio a la investigación por el asesinato.

Lo que descubrió fue una historia de traición y ambición entre un subordinado, “Canino” Santana, y su jefe, Luciano Leonel Gómez, alias “León”, quien hoy se encuentra detenido. Ambos pertenecientes a “La banda de la V6″.

Santana trabajaba para esta banda que mejicaneaba narcos, robaban la droga a otras bandas y luego la vendían por su cuenta.

Santana decidió hacer su propio negocio y robó un lote de drogas a su propia banda. Sin embargo, la jugada le salió mal, y el jefe se enteró.

Lo citaron en una quinta en Guernica y, una vez allí, lo torturaron para que confesar, y tras golpearlo durante horas, llevaron su cadáver a un descampado por la zona y lo quemaron.

En diciembre pasado, el fiscal Condomí Alcorta descubrió la trama y ordenó 11 allanamientos donde detuvo a las cabezas de la banda.

El fiscal Condomí Alcorta secuestró varios teléfonos celulares. En ese momento, se dio inicio a la segunda etapa de la investigación.

En los chats de WhatsApp surgieron los nombres de dos mujeres claves en la banda: Cinthia Inés Paz, hermana de uno de los líderes, y Agustina López. Ambas estaban encargadas de comercializar la droga que la banda controlaba.

Aparece la barra brava del club de Los Andes, llamada La Gloriosa Nueva Banda de Los Andes. La banda estaba integrada por parte de los líderes de la facción llamada “La descontrolada- Los Paz”. De esta manera, además de controlar los negocios mismos de la organización, también presuntamente ingresaban droga y la vendían los días de partido.

El fiscal Condomí Alcorta realizó 11 allanamientos. En los operativos detuvo a las mujeres acusadas de ser las organizadoras: Paz, López y Jacqueline Fernanda Paz, hermana de Cinthia. Luego, a Alan Britez Paredes, el policía, a Elías Paz, que ya se encontraba detenido en la Unidad Carcelaria de Sierra Chica, y Ezequiel Sebastián Perez, alias “Semilla”, también alojado en la cárcel N°40 de Lomas de Zamora.

Secuestraron 11 automóviles, droga, cinco armas de fuego, 110 cartuchos calibre 9mm y bombos y banderas del Club Atlético Los Andes. T