Puntoseguido.com.ar | Santo en la Web y en la Red
INFO / ESPECTACULOS / DEPORTES / POLICIALES / POLITICA / ECONOMÍA / OTRO TEMA / INVITADO / LO QUE HAY QUE SABER / EDUCACIÓN, CIENCIA Y TECNOLOGÍA / AYUDA SOLIDARIA / SONRILANDIA / REGIONALES
lunes 28 de septiembre, 2020
Policiales

FEMICIDA FEROZ. Tiene prisión preventiva.

La enterró en un pozo en su casa y la cubrió con cal.

LO ÚLTIMO


La mamá de Julieta del Pino, Fabiana Morón, contó que el sospechoso detenido trabajaba con su hijo y que tras la desaparición de Julieta se ofreció a ayudar a buscarla.

«Esta persona venía a casa porque es compañero de trabajo de mi otro hijo mayor porque trabajan juntos de albañil. Él le mandaba mensajes pero Julieta nunca nada, nunca fueron novios», contó la mamá a Radio 2-Rosario.

La mujer dijo además que el acusado es «un enfermo», ya que tras la desaparición de Julieta el viernes a la noche «fue a trabajar al otro día, estuvo toda la mañana trabajando con mi hijo como si nada hubiera hecho y cerca del mediodía le dijo que iba ayudar a buscarla».

La justicia de Santa Fe le dictó la prisión preventiva para Cristian Romero, de 28 años, fue imputado por los fiscales Susana Pepino y Matías Merlo.

«Alrededor de las 23:30, el imputado se trasladaba por las calles de Berabevú en un vehículo e interceptó a la víctima -con quien había mantenido una relación de pareja- en inmediaciones de Simón de Iriondo y pasaje Padre Galeano», detallaron los fiscales.

La joven «fue llevada a la casa del hombre ubicada en calle Güemes al 300».

«Una vez que estuvieron en la vivienda, el imputado la golpeó y le causó múltiples hematomas en el rostro. Luego la estranguló con sus manos y le causó la muerte por asfixia», detallaron.

Los fiscales señalaron que «finalmente, la víctima fue arrastrada por el imputado hasta el fondo de la vivienda» donde «el hombre investigado ocultó el cadáver en un pozo, luego le arrojó cal y tierra, y lo tapó con una loza de cemento y un tanque de agua».

Según la investigación, en ese domicilio vivía con su pareja embarazada.


Julieta Del Pino, de 19 año, fue encontrada asesinada en el interior de un pozo y tapada con cal en una casa de la localidad santafesina de Berabevú.

Por el femicidio detuvieron al hombre que vivía allí y que era conocido de la víctima.

Oganizaciones de mujeres realizaron movilizaciones en reclamo de Justicia tanto en Berabevú como en Rosario, donde unas 200 personas se reunieron esta tarde frente al Monumento a la Bandera convocadas por el colectivo «Ni Una Menos Rosario» y expresaron su “bronca e indignación”.

Julieta fue vista con vida por última vez el viernes pasado, cuando regresaba en bicicleta a su casa luego de salir de su trabajo.

Como no llegó a su casa, la madre, que fue la última en comunicarse por teléfono con ella ese día, realizó una denuncia por averiguación de paradero y se inició un operativo de búsqueda.

En base a testimonios y el elevamiento de cámaras de seguridad de Berabevú, los investigadores comenzaron a sospechar de un hombre conocido de la víctima e identificado como Cristian Romero, de 28 años.

Fue demorado durante un operativo en el que debió ser rescatado de un grupo de vecinos que intentó lincharlo.

Tras el arresto, allanaron su casa, situada en Güemes 354, de Berabevú, donde los efectivos detectaron en un patio un pozo.

En su interior hallaron el cuerpo de Julieta tapado con cal.

Romero, quien era conocido de la víctima y, según vecinos, tenía antecedentes de violencia y drogas, quedó detenido.

El sospechoso fue alojado en la seccional de Chañar Ladeado, aunque allí los vecinos también se movilizaron con intenciones de atacarlo. Por lo que fue llevado a la alcaidía de Melincué vestido de policía para que pasara desapercibido.

Se realizan allanamientos en la localidad de Godeken, a unos 10 kilómetros de Berabevú en busca de otra persona que habría participado del hecho.

Durante esta jornada, se realizaron movilizaciones tanto en Berabevú como en Rosario para pedir Justicia por Julieta y exigir el esclarecimiento del hecho.

«Necesito que no me abandonen, necesito que me ayuden a seguir pidiendo justicia porque mi Julieta puede ser cualquier Julieta de ustedes”, expresó Fabiana Morón, la madre de la joven.

“Que se haga justicia me dejará algo de paz, y si hay más cómplices, que aparezcan”, agregó la mujer durante la movilización.

Los datos preliminares que arrojó que fue violada y que recibió un golpe con una botella, seguido de cinco puñaladas, y luego el cuerpo sin vida fue enterrado en una fosa.