Puntoseguido.com.ar | Santo en la Web y en la Red
INFO / ESPECTACULOS / DEPORTES / POLICIALES / POLITICA / ECONOMÍA / OTRO TEMA / INVITADO / LO QUE HAY QUE SABER / EDUCACIÓN, CIENCIA Y TECNOLOGÍA / AYUDA SOLIDARIA / SONRILANDIA / REGIONALES
domingo 3 de julio, 2022
Generic selectors
Exact matches only
Search in title
Search in content
Post Type Selectors
Info

Internet. Si hay insultos en la red en el autor puede ser condenado a un año de cárcel. Discuten el proyecto.

La sanción económica puede llegar a los 275 pesos argentinos

Luego de que la luchadora japonesa, Hana Kimura, de 22 años de edad, se quitara la vida en 2020 a causa del acoso cibernético que sufrió, el órgano legislativo de Japón optó por modificar la ley con relación al ciberacos y el código penal.

El parlamento aprobó un aumento en las sanciones contra los insultos en internet, modificando la pena que iba alrededor de los 30 días de prisión y una multa de hasta 10 mil yenes, por una nueva tarifa de hasta un año de arresto o una multa de 300 mil yenes; equivalente a 2 mil 200 dólares, 275 mil pesos argentinos o 45 mil pesos mexicanos.

Este sería un proyecto de ley con más controversia, afirman los opositores, podría significar una limitante a la libertad de expresión.

Los legisladores sostuvieron que era necesaria una normativa más estricta contra el acoso cibernético.

De acuerdo con el código penal japonés, el insultar queda definido como “degradar públicamente la posición social de alguien sin hacer referencia a hechos específicos sobre ellos o a una acción específica”, de acuerdo con un portavoz del Ministerio de Justicia citado por CNN. No obstante, existe un vacío terminológico debido a la ambigüedad de la definición de insulto, así como el de difamación.

Según el medio nippon.com, las autoridades judiciales del país asiático recibieron en 2021 un total de 353 denuncias por ciberacoso; 40 más que un año antes. La Agencia Nacional de Policía reportó que 315 del total fueron casos por difamación, mientras que el resto fueron por insultos. Asimismo, señalaron que en dicho año se intervinieron 387 denuncias por intimidación y 325 casos por violar la ley contra el acoso físico.

Se atendieron más de 12 mil casos por ciberdelincuencia, entre los que se encuentran delitos por fraudes bancarios y robo de datos personales.