Santo en la Web y en la Red

25 de febrero, 2024

Masacre de González Catán. La Iglesia emitió un comunicado por la “Violencia generada por los mercaderes de la muerte”.

“Estas organizaciones del mal y del crimen que actúan impunemente en nuestros barrios”

Tras los violentos enfrentamientos en una disputa por terrenos en la localidad bonaerense de González Catán en La Matanza, que dejaron un saldo de cinco muertos y 8 heridos, la iglesia emitió un comunicado con la firma de 2 obispos.

La iglesia católica se solidarizó con las familias afectadas y les pidió a las autoridades mayores esfuerzos en la zona para combatir los hechos de violencia.

El obispo de Gregorio Laferrere, Monseñor Jorge Torres Carbonell, y el obispo de San Justo, Monseñor Eduardo Horacio García, fueron los encargados de firmar el comunicado.

El comunicado completo

“Hace algunos meses poníamos de manifiesto la situación de violencia que se vive en nuestros barrios. Violencia generada por los mercaderes de la muerte que desde organizaciones narco y delictivas de todo tipo tienen apresadas a nuestras familias y sobre todo a nuestros jóvenes.

En las últimas semanas se han acrecentado las muertes en San Petersburgo, uno de nuestros barrios más emblemáticos que ha sido saturados con la entrega de armas ganando soldados del robo y de la transa.

Ayer enterrábamos a un joven de 18 años que fue asesinado de rodillas. Hoy somos testigos de la masacre sucedida en el Barrio 8 de Diciembre de González Catán con un saldo de cinco muertos y 12 heridos.

Queremos solidarizarnos con las familias que ayer sufrieron la violencia y hoy lloran el asesinato de sus seres queridos por estas organizaciones del mal y del crimen que actúan impunemente en nuestros barrios y territorios aprovechándose de la necesidad de los más pobres y frágiles.

La realidad de buscar un futuro mejor tiene desafíos muy difíciles. Lo más importante es poder acompañarnos y comprender las necesidades que se tratan de concretar en un terreno, en una vivienda.

Por eso, en este momento tan triste y de gran desolación que están viviendo hermanos, sean de la nacionalidad que sean, tenemos que estar cerca y pedirle a Dios y a nuestra Madre que los proteja.

Igualmente, junto con nuestra oración hacemos el pedido imperioso a las autoridades para que establezcan los medios necesarios y que no sigamos llorando la muerte violenta de tantos hermanos nuestros”.

Seguir leyendo