Puntoseguido.com.ar | Santo en la Web y en la Red
INFO / ESPECTACULOS / DEPORTES / POLICIALES / POLITICA / ECONOMÍA / OTRO TEMA / INVITADO / LO QUE HAY QUE SABER / EDUCACIÓN, CIENCIA Y TECNOLOGÍA / AYUDA SOLIDARIA / SONRILANDIA / REGIONALES
domingo 14 de agosto, 2022
Generic selectors
Exact matches only
Search in title
Search in content
Post Type Selectors
Info

Putin. «Oímos actualmente que (los occidentales) quieren derrotarnos en un campo de batalla. ¿Qué decirles?, que lo intenten».

El presidente de Rusia que todavía la guerra con Ucrania no empezó «en serio»

El presidente ruso, Vladimir Putin, advirtió que la ofensiva militar lanzada por su país en Ucrania aún no había empezado «en serio».

Las fuerzas rusas bombardearon varias localidades en la cuenca del Donbass, entre ellas la ciudad de Kramatorsk, en su avance para terminar de conquistar el este de Ucrania, incursiones que causaron al menos la muerte de 8 civiles en distintos episodios.

En el plano diplomático los gobiernos de los 2 países reaccionaron frente a la crisis en el Reino Unido, donde el premier Boris Johnson anunció su renuncia al Partido Conservador que, por añadidura, lo deja en incapacidad de gobernar.

«Todos deben saber que aún no hemos empezado en serio» la ofensiva en Ucrania, dijo Putin durante una reunión con los líderes de los grupos parlamentarios rusos, retransmitida por televisión.

«Al mismo tiempo, no rechazamos mantener negociaciones de paz, pero quienes las rehúsan deben saber que les será más difícil llegar a un acuerdo con nosotros», agregó.

También desafió a las potencias occidentales que apoyan a Kiev a intentar derrotar a Rusia «en un campo de batalla».

«Oímos actualmente que (los occidentales) quieren derrotarnos en un campo de batalla», comentó, en tono desafiante. «¿Qué decirles? ¡Que lo intenten!», declaró.

Fue después de acusar a «todo Occidente» de haber desatado una «guerra» en Ucrania.

Según Putin, la intervención de Rusia en ese país marca el inicio de un giro hacia un «mundo multipolar», un proceso que «no se puede parar».

Las fuerzas rusas, que han avanzado estas últimas semanas en el Donbass, afirman controlar toda la región de Lugansk, de manera que, si logran ocupar lo que resta de Donetsk, contarán con el control absoluto de la rica cuenca minera, que ya estaba parcialmente en manos de los separatistas prorrusos desde 2014.