Puntoseguido.com.ar | Santo en la Web y en la Red
INFO / ESPECTACULOS / DEPORTES / POLICIALES / POLITICA / ECONOMÍA / OTRO TEMA / INVITADO / LO QUE HAY QUE SABER / EDUCACIÓN, CIENCIA Y TECNOLOGÍA / AYUDA SOLIDARIA / SONRILANDIA / REGIONALES
miércoles 22 de septiembre, 2021
Info

Reina Isabel II. El origen del nombre Lilibet que le pusieron a su bisnieta.

Los que así la llamaban a la monarca fueron sus padres, su esposo y su hermana Margarita.

La hija del príncipe Harry y Meghan se llama Lilibet, en homenaje a su bisabuela, y Diana por su abuela.

Lilibet es un diminutivo de Elizabeth, y es el nombre que se usa de forma cariñosa e íntima por parte de la familia real para dirigirse a la soberana británica. Que Harry lo haya elegido para su hija también puede verse como una provocación.

Este sobrenombre viene de la infancia de la entonces princesa, cuando ni siquiera era heredera al trono (que iba a pasar al hermano mayor de su padre al convertirse en Eduardo VIII).

La niña no sabía pronunciar bien la palabra Elizabeth, por lo que empezó a llamarse a sí misma “Lilibet”.

Por eso su abuelo, el rey Jorge V, empezó a llamarla así de forma cariñosa y, como ocurre en tantas familias, al final el apodo quedó.

Durante su adolescencia y juventud, la entonces princesa solía rubricar sus cartas y documentos personales con el nombre Lilibet, no con el de Elizabeth. A

hora los firma como “Elizabeth R”.

Ni sus hijos ni sus nietos se refieren a Isabel II como Lilibet, al igual que apenas lo hace su entorno, que en su mayoría interpela a la soberana con el oficial “Su Majestad” o el más eficiente “Madam”, señora.

Quien llamaba así a la reina eran sus padres, Jorge VI y la reina madre, y su hermana, Margarita. Y quien también lo hacía era su esposo,

Según algunos tabloides británicos, la tarjeta que acompañaba a las flores que la reina depositó sobre el ataúd de su marido en su entierro estaba firmado con ese “Lilibet”.

Hay algunos familiares cercanos, sobre todo pertenecientes a la aristocracia británica o a otras familias reales, que también se refieren en ocasiones muy puntuales a la monarca con ese apelativo.

Tras la muerte del duque de Edimburgo, los reyes de España le mandaron a la reina un telegrama en el que se referían «querida tía
Lilibet».