Puntoseguido.com.ar | Santo en la Web y en la Red
INFO / ESPECTACULOS / DEPORTES / POLICIALES / POLITICA / ECONOMÍA / OTRO TEMA / INVITADO / LO QUE HAY QUE SABER / EDUCACIÓN, CIENCIA Y TECNOLOGÍA / AYUDA SOLIDARIA / SONRILANDIA / REGIONALES
domingo 22 de mayo, 2022
Generic selectors
Exact matches only
Search in title
Search in content

Ver más...

Policiales

Le cortaron 4 dedos con un machete. El ladrón quiso golpearlo en la cabeza y el repartidor se cubrió con la mano.

Había entregado un pedido y el delincuente quiso robarle la moto.

Un joven de 19 años, oriundo de la provincia de Tucumán, perdió cuatro dedos de su mano tras ser atacado con un machete durante un intento de robo, en el momento en que se encontraba trabajando como delivery.

La víctima fue identificada como Martín Abraham, uno de los 16 cadetes de la sandwichería «El Turco», y a raíz del hecho el dueño del local decidió no contar más con el servicio de delivery para proteger a sus empleados.

La agresión ocurrió cuando Abraham terminaba de hacer una entrega en un domicilio del barrio Los Pinos, de la capital provincial. Antes de volver, fue abordado por un ladrón que intentó quitarle la moto y para ello le dio un machetazo.

El arma iba directo a su cara, pero el repartidor se cubrió con su mano izquierda para evitar una lesión que podría haberle costado la vida, pero en su lugar le «voló» cuatro dedos. «Por suerte, no me ha alcanzado a tirar de la moto y así como estaba llegué al Hospital Avellaneda«, detalló en declaraciones a medios tucumanos.

«Tengo que hacer una semana de reposo para ver cómo va evolucionando la herida. Dentro de todo han sido los dedos y no otra cosa, sino no la estaría contando«, aseguró.

El delincuente, por su parte, huyó de la escena del crimen y fue encontrado días después en su vivienda por la División de Robos y Hurtos. Se trata de Gabriel Rojas, de 22 años, quien cuenta con antecedente penales. En el allanamiento no se encontró el arma utilizada en el asalto.

Frente al brutal ataque, Sergio Santillán, dueño de «El Turco» eliminó la posibilidad de contar con delivery por la noche para proteger a los empleados, quienes pasarán a trabajar en la cocina o atendiendo en las distintas sucursales.

«Los pedidos que llevan los chicos no superan los dos mil pesos. Es una desgracia con suerte porque Martín perdió los dedos pero no tenemos que lamentar su vida», aseguró Santillán a TN.

«Esto no es de ahora, viene de hace rato, empezamos con el reparto a domicilio cuando empezó la pandemia y ya nos robaron siete motos«, lamentó.

«No quiero que ninguno se quede sin trabajo, pero tampoco quiero exponerlos. La noche es muy jodida, para mí es una pérdida grandísima, pero no quiero lamentar una vida«, concluyó.

SEGUIR LEYENDO.